El Pasaporte Energético, una propuesta para dinamizar el sector de la rehabilitación energética de edificios en España

Noticias sectoriales

OCT
26
El Pasaporte Energético, una propuesta para dinamizar el sector de la rehabilitación energética de edificios en España

El Pasaporte Energético, una propuesta para dinamizar el sector de la rehabilitación energética de edificios en España

En un contexto actual en el que más del 50% del parque de viviendas en España datan de 1980, la Fundación La Casa que Ahorra ha presentado el informe El reto de la rehabilitación: El Pasaporte Energético y otras propuestas para dinamizar el sector, un documento elaborado por Garrigues y G-advisory para impulsar la rehabilitación energética de edificios en España, y facilitar así a los ciudadanos mejorar su calidad de vida con unas viviendas más saludables y eficientes.

Según los autores, los edificios de los sectores residencial, comercial y administrativo suponen el 31% del consumo energético total en España, unos datos elevados de consumo que obedecen en gran medida a la falta de aislamiento adecuado en los muros, cubiertas y huecos acristalados de los edificios, con los que se producen pérdidas significativas de energía.

Acto de presentación del Pasaporte Energético
El informe de la Fundación La Casa que Ahorra ha sido presentado en la sede del IDAE.

Asimismo, la rehabilitación energética de edificios presenta un potencial de hasta un 80% de reducción de la demanda de energía. “Rehabilitar ya no es una opción, es una obligación”, destaca Albert Grau, gerente de la Fundación La Casa que Ahorra, entidad responsable del informe.

Presentación del informe del Pasaporte Energético
Los costes subvencionables en el marco de las ayudas integradas en el Pasaporte Energético.

El documento ha sido presentado oficialmente esta semana en la sede del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), en un acto al que acudieron diferentes profesionales del sector. El informe espera servir como una propuesta marco abierta al diálogo, para que sea analizada por las administraciones y expertos en la materia, y juntos avanzar hacia la mejora de la rehabilitación energética en nuestro país.

Pasaporte Energético

La medida estrella planteada es el denominado Pasaporte Energético. En consonancia con el programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas previsto en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, el objetivo principal que plantea es facilitar, fomentar y financiar las actuaciones de rehabilitación progresiva de edificios residenciales con una antigüedad mínima mediante una actuación por fases, durante un plazo mínimo de cuatro años. De esta manera se evitaría que los plazos para acometer las obras constituyan un problema, en base a un programa específico de apoyo prolongado en el tiempo.

Portada pasaporte energético
El objetivo del Pasaporte Energético es financiar las actuaciones de rehabilitación progresiva de edificios.

La mejora del aislamiento térmico de la fachada, del aislamiento térmico de la cubierta y del suelo, así como de los elementos de cerramiento del edificio, se plantean como actuaciones subvencionables dentro de esta herramienta, además de la mejora o sustitución de los sistemas de calefacción y refrigeración, producción de agua caliente sanitaria y ventilación para el acondicionamiento térmico.

¿Y cómo se otorgaría esa subvención? Un 80% de la ayuda sería abonada al final de cada fase, y el 20% restante quedaría pendiente de abono hasta la finalización del proyecto completo, con el fin de incentivar que el beneficiario cumpla con todo lo previsto en el plan establecido.

“El Pasaporte Energético es un acuerdo entre propietarios y Administración, de tal forma que la Administración iría ofreciendo esas ayudas según las reformas que se vayan acometiendo cada año”, explica Antonio Baena, socio director de G-advisory (Grupo Garrigues), entidad autora del informe.

Además, para que estas actuaciones sean subvencionables, se plantea que deberían comportar conjuntamente una reducción de la demanda energética anual global de calefacción y refrigeración del edificio referida a la certificación energética de como mínimo un 60% en los edificios que estén ubicados en la zona climática D y E de acuerdo con el Código Técnico de la Edificación, y un 50% en los edificios de la zona climática C.

Los costes subvencionables en el marco de las ayudas integradas en el Pasaporte Energético serían los de ejecución de las actuaciones de rehabilitación, de ejecución de la instalación, obra civil asociada e instalaciones auxiliares necesarias, la dirección facultativa de las obras de rehabilitación, la redacción del proyecto, y los diagnósticos y estudios previos para la elaboración del proyecto.

Medidas fiscales y administrativas

Junto al Pasaporte Energético, se proponen dos paquetes de medidas adicionales, de naturaleza fiscal y administrativa, que permitirían fomentar la mejora de la eficiencia energética de los edificios y la transición hacia Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo, facilitando así el cumplimiento por parte de España de los hitos fijados por Europa en el horizonte 2030.

Presentación del informe sobre el Pasaporte Energético
El paquete fiscal presenta medidas de bonificación o reducción en determinados impuestos.

En concreto, el paquete fiscal consiste en siete medidas de bonificación o reducción en los tipos impositivos de determinados impuestos para reducir el coste fiscal de las actuaciones a realizar en determinados inmuebles.

En cuanto al Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), contempla una bonificación de hasta un 50% de la cuota íntegra para quien haya efectuado obras o actuaciones que hayan supuesto una mejora en la eficiencia energética de los mismos, y respecto al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) se plantea una bonificación de hasta un 95% a favor de las construcciones, instalaciones u obras que supongan una mejora de la eficiencia energética de la edificación.

Para el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) se establecería un tipo impositivo reducido (4%) para nuevas viviendas con calificación energética superior a la exigida por la normativa, y para la realización de obras de mejora energética en edificios ya existentes, entre otras medidas.

Paquete administrativo

Por su parte, el paquete administrativo incluye otras siete medidas. Entre ellas destaca el denominado Acuerdo verde, inspirado en el Green Deal de UK, un acuerdo voluntario entre comunidades de propietarios o propietarios únicos de inmuebles y empresas comercializadoras de gas o electricidad.

También se plantea la Hipoteca verde para la financiación de proyectos de rehabilitación energética con préstamos bonificados a través de una línea de mediación del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Y se plantea un servicio de consultoría pública para el análisis de las obras de rehabilitación, preparación de informes de recuperación de inversión, intermediación entre propietarios y empresas especializadas, junto a campañas informativas y divulgación sobre las ventajas de mejorar la eficiencia energética en inmuebles y su impacto en el nivel de confort y en la calidad de vida.

Repercusión e impactos previstos

El conjunto de medidas planteadas contribuirían a una repercusión positiva desde el punto de vista económico, medioambiental y social. El informe plantea que el Pasaporte Energético y el resto de medidas tendrían un efecto dinamizador sobre la economía al servir de estímulo para el sector de la construcción en la rehabilitación energética de edificios. En concreto, el informe revela que se podría contribuir para aumentar, en el horizonte 2030, hasta 100.000 rehabilitaciones al año, por encima del escenario básico.

Gráfico de los impactos previstos de la propuesta
Las medidas planteadas contribuirían a una repercusión positiva económica, medioambiental y social.

Además, los resultados obtenidos en el documento muestran un aumento del PIB y de la creación de empleo, alcanzándose unos valores de 6.000 millones de euros de contribución al PIB y algo más de 140.000 empleos en 2030. También se obtendría un efecto económico neto positivo, superior a los 900 millones de euros al año para los últimos años del estudio.

Asimismo, el informe calcula la introducción de las medidas propuestas podría suponer alcanzar un nivel de ahorro en el consumo energético de prácticamente el doble al que se alcanzaría en el supuesto de no introducir dichas medidas, además de que se podrían originar una reducción en las emisiones de gases de invernadero en una magnitud del doble a la que se observaría en el escenario básico, alcanzando una reducción de las emisiones del 16% en el año 2030 respecto al 2017.

En otros países europeos

El informe ha sido elaborado a partir de experiencias conocidas desarrolladas en países de nuestro entorno, con el objetivo de estudiar y proponer medidas para ser aplicadas en nuestro país.

De las políticas impulsadas en otros estados miembro, el informe destaca el pasaporte de renovación energética de los edificios impulsado por Alemania, Flandes (Bélgica) y Francia, un programa que incide en el largo plazo. Si bien no existe una definición común de pasaporte de renovación energética de los edificios, dicho programa presenta unas características comunes en los distintos países en los que se está iniciando su implementación.

Acto de presentación del informe sobre el Pasaporte Energético
Albert Grau, Antonio Baena y Adrian M. Joyce, en la presentación del informe a los medios.

Adrian M. Joyce, secretario general de EuroACE y director de campaña Renovate Europe, habló en la presentación sobre El Pasaporte en Europa, y analizó las acciones llevadas a cabo en otros países europeos, citando los ejemplos de Alemania, que indice más en la parte legal, de Bélgica, que apuesta más por los incentivos, y de Francia, donde se combinan ambas filosofías.

“El mensaje más importante es plantearse qué funcionaría bien en España”, destacó el experto, un país para el que a su juicio la propuesta más adecuada sería similar a la de Francia, con una combinación entre incentivos y modificaciones legales.

Una propuesta abierta al diálogo y al consenso

Una vez planteadas las medidas de este informe, desde la Fundación La Casa que Ahorra esperan que se tengan en cuenta y conseguir un consenso entre todos los actores del sector. “No es una propuesta para implementar de manera inmediata, es una propuesta marco, una manera de empezar un diálogo”, advirtió Albert Grau. De momento se ha presentado al Ministerio de Fomento y el Ministerio para la Transición Ecológica, a través del IDAE, y se espera establecer contacto con el resto de administraciones y entidades del sector.

Portada del informe
El informe se puede descargar en la web de la Fundación La Casa que Ahorra.

El Pasaporte Energético y el resto de medidas nacen así con una vocación de servir de punto de inicio para establecer un diálogo que posibilite la dinamización del sector de la rehabilitación energética de edificios en España, convirtiéndose en una propuesta abierta, una plataforma inspirativa para las administraciones.

Adrian Joyce incidió en que todas las personas pasamos el 90% de nuestra vida dentro de los edificios, por lo que la calidad de los mismos impacta en gran medida en nuestra salud y bienestar. De ahí la importancia de avanzar en este camino. 

Enlace a la noticia