Los presupuestos del Estado para este año 2018 no generan confianza

Notas de prensa

ABR
24
Los presupuestos del Estado para este año 2018  no generan confianza

Los presupuestos del Estado para este año 2018 no generan confianza

La fragmentación política, o la incapacidad de quienes ejercen la gobernanza, y de aquellos que la pretenden, para alcanzar acuerdos sobre las reglas de los ingresos y gastos para 2018, no son desde luego un escenario favorable para la inversión ni para generar el clima que permita encauzar la corrección de los importantes desequilibrios acumulados durante la crisis; desequilibrios que suponen un lastre para la estabilidad de las cuentas públicas, caso del déficit creciente del sistema público de pensiones, que a finales de 2017 se situó en 18.000 millones de euros; o la progresiva pérdida de población activa;el nivel de desempleo que afecta a los jóvenes menores de 30 años; los costes energéticos, que duplican los existentes en países comparables; o los múltiples centros de producción normativa que ha generado el actual sistema de competencias concurrentes y exclusivas, y su incidencia sobre la competitividad de las empresas y la eficiencia de los mercados en términos de seguridad jurídica y certeza económica; así como el desproporcionado tamaño adquirido por el conjunto del sector público; entre otros.

 

Estos desajustes son la causa de la resistencia que muestra la corrección del déficit público, que se intenta resolver a golpe de medidas puramente coyunturales, como el ajuste a la baja de  la inversión pública en infraestructuras. Es  verdad que en este concreto apartado el borrador incrementa la partida con respecto a 2017, pero no es menos cierto que la credibilidad y confianza de una norma presupuestaria se sustenta en su grado de ejecución, y en este punto los datos de ejercicios anteriores no invitan al optimismo.

 

Teniendo en cuenta que el endeudamiento del conjunto de las administraciones públicas está muy alejado del objetivo del 60 por ciento del PIB, es previsible que la Comisión Europea exija de cara a los próximos ejercicios unas reglas más severas en la moderación del gasto, tal y como advirtió el Presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, Airef, en su reciente comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, lo que anticipa un nuevo retroceso de la inversión pública en infraestructuras.

 

 

 

 

Por otra parte, los presupuestos dejan un margen de maniobra muy reducido para adoptar medidas que incentiven e impulsen la transformación del sector en línea con los criterios de sostenibilidad económica y ambiental, al destinar casi el 85 por ciento de los ingresos  a cubrir el gasto social  y corriente, por lo que, y sin entrar a valorar la distribución territorial de la inversión pública, no parecen que vayan a contribuir a despejar las incertidumbres en las que todavía se encuentra inmerso el sector de la construcción.

 

Francisco Carmona Castejón

Presidente