La rehabilitación energética, piedra angular en la economía de nuestro tiempo

Artículos de opinión

MAR
7
La rehabilitación energética, piedra angular en la economía de nuestro tiempo

La rehabilitación energética, piedra angular en la economía de nuestro tiempo

Emilio Corbacho

Presidente de la Federación de Agrupaciones de Empresarios de la Construcción de Cádiz

Es verdad, generalmente admitida, que la Construcción “vive”, por un lado, de la obra pública y, por otro, de la edificación. Podrán aplicársele matices a esta afirmación pero nadie la negará en lo absoluto. Y lo que decimos con este carácter general de España, puede predicarse de Andalucía en el mismo sentido.

Una segunda afirmación es que dada la situación económica de nuestras Administraciones, para actuar éstas en ambos campos, han de nutrirse fundamentalmente de Fondos Europeos y es un hecho que la UE, en el ámbito de las infraestructuras, apuesta bajo el amplio concepto de la sostenibilidad, más que por la obra nueva, por el mantenimiento, conservación y, en su caso, modernización de las obras públicas.

Otra afirmación más: los Fondos Europeos se focalizan hacia la energía que es, como se ha dicho, “la materia prima de la que se abastecen todas las actividades empresariales que se desarrollan en el mundo occidental, en general, y en países como España, en particular”. Basta afirmar que en 2014 se demandaron en todos los hogares y empresas de España 243.530 gigavatios (Gwh). De ahí que las políticas, europeas en este caso, estén orientadas hacia una mayor eficiencia en el consumo de energías tradicionales, es decir, las fósiles, fundamentalmente petróleo y gas natural, y a incentivar las energías renovables.

No debe olvidarse que en el sector de la edificación existe un potencial que se estima en el 40% de ahorro energético y de uso de las energías renovables, que puede llegar al 70% en las viviendas de edificios antiguos y peor equipados.

Estas ideas justifican la importancia de la rehabilitación en los momentos actuales, constituyendo la piedra angular de las políticas de vivienda en nuestro país, contenidas en el vigente Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2013-2016, y en el aún en gestación, en el momento de redactar estas líneas, Plan Andaluz de Vivienda y Rehabilitación 2016-2020.

Concretando más: la rehabilitación versus Fondos Europeos se enfoca bajo el prisma de la eficiencia energética, energías renovables y sostenibilidad.

Para los Fondos Europeos la rehabilitación de viviendas es el “conjunto de actuaciones necesarias para mejorar las condiciones de habitabilidad, la eficiencia energética, la protección del medioambiente, la utilización de energías renovables y la accesibilidad física a la vivienda”, rehabilitación que cuando se refiere a edificios, no solo abarca su mejora, sino también el mantenimiento en el tiempo de los aspectos señalados y de sus condiciones estructurales y elementos arquitectónicos para garantizar su seguridad, estanqueidad, salubridad y accesibilidad.

Si se trata de rehabilitar áreas urbanas, el concepto es más amplio y menos preciso pues, junto a lo anterior, integra también la participación ciudadana, la creación de dotaciones y equipamientos y el mantenimiento de la entidad social y cultural de barrio.

Este amplio panorama de la rehabilitación se compagina con el también amplio campo de los Fondos Europeos que pueden ser de muy distintos tipos, algunos muy conocidos como los FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional), o el FSE (Fondo Social Europeo), y otros no tanto, como el FEADER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural), el marítimo y de pesca (FEMP) y la Cooperación Transfronteriza…

Y todos esos Fondos, la Unión Europea los atribuye a los Países Miembro a través de los Programas Operativos ya plurirregionales, que van directamente a esos Estados, ya regionales, cuyos beneficiarios son las regiones, CCAA o similares.

Así pues, el Programa Operativo es un conjunto coherente de ejes prioritarios compuestos por medidas plurianuales para la realización del cual puede recurrirse a uno o más fondos, a uno o más instrumentos financieros así como al propio BEI (Banco Europeo de Inversiones).

En estos momentos está iniciando su marcha el nuevo Programa Marco Comunitario 2014-2020. Consecuencia del mismo es que España ejecutará 22 Programas operativos con cargo al FEDER, uno por Comunidad Autónoma, más Ceuta y Melilla, y tres nacionales.

En Octubre pasado se puso en marcha, por ejemplo, a nivel nacional el Programa Operativo FEDER de Crecimiento Sostenible 2014-2020, dotado con 5.520 millones de euros de financiación. Su objetivo es hacer sostenible el crecimiento económico español procurando una utilización más eficaz de los recursos y una economía más verde y competitiva.

Y dentro de este escenario, ¿por qué la rehabilitación / energía tiene tanta importancia? Porque al definirse los objetivos temáticos, concretados en once por los Reglamentos, se señala en su número 4, como área de inversión, el favorecer el paso a una economía baja en carbono en todos los sectores: esto es, eficiencia energética, energías renovables y sostenibilidad como antes apuntábamos.

En este marco hay que situar el Plan Integral de Fomento para el Sector de la Construcción y Rehabilitación Sostenible en Andalucía que se presentó el 9 de Febrero de 2015, en el Palacio de San Telmo de Sevilla, por la Presidenta de la Junta de Andalucía y siendo publicado, tras su aprobación por el Consejo de Gobierno el 27 de Enero, en el BOJA el 12 de Marzo siguiente.

Dicho Plan fue recibido por el Sector en su totalidad (agentes económicos y sociales, profesionales, proveedores,…) con una muy clara valoración positiva porque al fomentar el valor de la construcción sostenible se estaba apostando por una reactivación de la economía y el empleo. Sus 91 Líneas de Actuación, priorizadas unas sobre otras, su dotación económica y la profundidad y vigor del diagnóstico realizado justificaban este optimismo de todos.

Más desde esa publicación en el BOJA, en Marzo de 2015, poco se ha avanzado no habiéndose reunido ni una sola vez el Comité de Dirección de la Mesa de la Construcción y Rehabilitación Sostenible, que es el Órgano de Evaluación y Seguimiento Global de dicho Plan.

Correspondiendo a la Consejería de Presidencia la Coordinación e Impulso del amplio catálogo de actuaciones que corresponden a las distintas Consejerías, bueno sería reunir con carácter urgente al Comité de Dirección del Plan para que la ilusión inicial no quede, como en alguna ocasión anterior, fallida. Ai

Enlace