Andalucía vuelve a ser Región Objetivo 1 de la UE

Artículos de opinión

SEP
24
Andalucía vuelve a ser Región Objetivo 1 de la UE

Andalucía vuelve a ser Región Objetivo 1 de la UE

Por Manuel Alejandro Cardenete. Catedrático de Economía. Vicerrector de Posgrado. Universidad Loyola Andalucía.

Uno de los objetivos fundamentales de la Unión Europea han sido desde sus orígenes como Comunidad Económica Europea (e incluso en su fase preliminar y como CECA) fomentar el progreso económico y social y eliminar las divergencias existentes en los niveles de vida de los Estados Miembros y de las regiones. Desde la adhesión de España a la Unión Europea1, Andalucía fue catalogada como región Objetivo 1, por tener un producto interior bruto (PIB) inferior al 75% de la media comunitaria. Las comunidades españolas encuadradas en esta categoría, tradicionalmente han sido Galicia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura. A partir de 2013, solo quedó esta última como la única por debajo del 75% del PIB per cápita para el periodo de programación. De hecho, el superar el umbral no se debió tanto a un éxito regional –que evidentemente en el año del examen, 2006, nuestro PIB alcanzaba cotas importantes merced al boom económico- sino al decalaje estadístico que supuso la entrada de los países del Este que con PIB per capita inferior al andaluz, nos hizo "parecer" que ya éramos ricos.

 

Andalucía ha recibido desde los inicios en la recepción de Fondos comunitarios un montante cercano a los 100.000 millones de euros. Es muy difícil de estimar cuanto se ha recibido anualmente, porque los Programa Comunitarios de Apoyo, de 7 años de duración, no han trasladado los Fondos de forma homogénea. Por ejemplo, ha sido normal recibir menos Fondos al inicio del periodo –se está definiendo el marco de actuación- y mucho más al final del mismo –para poder cerrar el Marco-. Aunque se ha producido siempre la paradoja que terminado el Marco, aún se han seguido recibiendo Fondos del periodo anterior.

 

De forma muy genérica, podemos decir que Andalucía ha recibido anualmente entorno a los 2.500-3.000 millones de euros anuales. Aproximadamente un porcentaje entre el 7% y el 10% del Presupuesto Autonómico. Yo siempre lo he catalogado como "la bola extra" con la que contaba la Junta de Andalucía para cuadrar sus Presupuestos de Inversión.

 

A modo de ejemplo, en el septenio 2007 -2013 recibió 14.585.490 miles de euros, de los cuales 9.451.160 miles de euros eran Fondos para desarrollo regional (FEDER), 2.875.850 miles de euros iban destinados al Fondo Social Europeo (FSE) y el resto, 2.258.480 miles de euros eran repartidos entre el Fondo de Cohesión (FC), el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y el Fondo Europeo de Pesca (FEP). El efecto sobre el PIB del todo el montante de Fondos Europeos recibidos durante el periodo 2007-2013 implicó un 15,5% del PIB acumulado en todo el septenio. En términos de renta disponible, el efecto negativo de la cuantía total de Fondos fue de alrededor del 16% en el agregado del periodo. Finalmente, el coeficiente de eficiencia de los Fondos respecto al PIB fue de 1.4, que lo podemos interpretar como que por cada euro introducido en la economía andaluza procedente de la Ayuda Comunitaria, se multiplicó por 1.4 euros.

 

En el Marco presente, 2014-2020, Andalucía dejó de pertenecer a esta categoría de zona desfavorecida, por lo que ya comentábamos anteriormente. La caída de Fondos recibidos propuestos inicialmente era importante, pero quedó compensada con los Fondos de Ayuda al Desempleo para jóvenes. En términos agregados, la reducción de Fondos con respecto Marcos Comunitarios anteriores lo podríamos reducir a un 30%. Siendo importante, fue menos de lo que se esperaba inicialmente.

 

Lo cierto es que de nuevo, Andalucía ha vuelto a ser catalogada como región Objetivo 1. Eso implicará en el Marco Comunitario de Apoyo 2021-2027 la recepción de más Fondos que en el Marco presente. ¿Esto es bueno o malo? Pues según como se mire. Si lo vemos como la posibilidad de recibir más Fondos, habida cuenta de la dependencia que tenemos sobre ellos, parece bueno. Pero si lo vemos como un paso atrás, pues aunque la crisis ha sido generalizada, Andalucía, estadísticamente ha retrasado de PIB per capita con respectos a otras regiones que teniendo la misma crisis se han quedado por encima del umbral.

 

Y es que los efectos derivados de la pérdida de Fondos provocarían una perturbación negativa sobre el empleo, dando lugar a un menor crecimiento de la renta disponible y la inversión, ya que esta pérdida de Fondos comunitarios son destinados a la cofinanciación de infraestructuras de todo tipo en la región andaluza, provocando así una disminución de los recursos presupuestarios con los que cuenta el Gobierno.

 

Por último, y como conclusión definitiva, podemos resaltar la gran importancia que la Ayuda Comunitaria tiene sobre la región andaluza en términos de crecimiento, desarrollo y convergencia. Y el modelo económico continúa sin cambiar. La dependencia se mantiene y la pregunta será, ¿hasta cuándo?